Si eres usuario de España o de Irlanda probablemente ya hayas notado que en Facebook las cosas han cambiado. Concretamente se han modificado los “me gusta”. Al pasar el cursor por encima del famoso icono con el pulgar levantado, aparecen nuevos iconos. La primera reacción es de sorpresa y, precisamente, eso buscaba Mark Zuckerberg, tu “reacción”.

 

emoticonos-facebook-2016

Estas “reacciones” están representadas con nuevos emoticonos, concretamente los siguientes:

  • Me encanta: Un corazón enamoradizo
  • Me divierte: Un emoticono divertido
  • Me alegra: Un emoticono sonriente
  • Me asombra: Un emoticono asombrado
  • Me entristece: Un emoticono triste
  • Me enfada: Un emoticono rojo de ira

 

Se trata de una nueva funcionalidad en pruebas para los usuarios tanto de España como de Irlanda y que, posteriormente, será extendido al resto de países del mundo donde Facebook tiene presencia.

Ahora bien, aquí queremos aconsejar sobre gestión en redes sociales y los nuevos emoticonos de Facebook dan mucho juego. Estas son las situaciones más generalizadas:

Variedad de emoticonos

Es la situación que debe buscarse, que en cada publicación haya variedad de “reacciones” por parte de los usuarios. Sí, incluso el enfadado, porque quizás algunas publicaciones de nuestra página “enfada” a los seguidores, sin que por ello sea lo más mínimo algo negativo.

La variedad de emoticonos, gracias al diseño colorido de los mismos, es un factor positivo porque llama la atención en la biografía respecto a otras publicaciones que no tienen tanta variedad de reacciones. También motivará más la acción del usuario.

Predominio de enfados

Es la peor situación que podemos temer a partir de ahora, que nuestras publicaciones motive la ira de nuestros seguidores. Sucede ya con las principales empresas multinacionales, pero es un problema de reputación online latente para todo el mundo. Ante esta situación, calma. Hay que analizar el por qué de cada enfado y probablemente tengamos que ver comentarios y consultas formuladas en relación a ello.

Concursos creativos

Aún estamos a expensas de cómo Facebook gestionará los emoticonos a la hora de organizar concursos, pero la cosa promete. Si nos permite “competir” entre las “reacciones”, podremos incentivar la variedad de las mismas y sortear entre la más predominante algún premio o regalo. Teniendo en cuenta que cada usuario sólo puede realizar una reacción, ¡la competitividad del concurso está asegurada!